Julio García Aviles

Testimonio Julio García Avilés:julio-1

La primera vez que ingrese en Fundación Remar, fue en el año 2001.

Llegue a este ministerio con problemas de adicción a drogas y alcohol  provocando un total desorden de conducta. Para entonces estando casado, mi esposa conociendo de cerca mi problema, reunió a mi familia exponiendo el problema que estaban viviendo y el daño que yo estaba ocasionando a la vida de mi familia y la mía propia.

Un hermano mío presente en esa reunión ya conocía Remar por motivos de trabajo y me aconsejo llegar a dicho ministerio presentándoles el problema que estaba viviendo. En medio de mi desesperación por las circunstancias dije que si, sin pensarlo dos veces.

A los dos meses y medio me salio una oportunidad de trabajo por lo que me salí del programa de rehabilitación confundido ya que a pesar de mi decisión, yo sabía dentro de mi que necesitaba esa ayuda. Salí creyendo que podía solo, pero no tardo en llegar la cruda realidad a mi vida, las consecuencias de mis malas decisiones. Perdí todo, mi esposa, acabe desintegrando mi familia, tocando fondo y de una manera desesperante desde mi interior solo salio un gran grito de auxilio pidiéndole a Dios aun sin conocerle que me sacara de la miseria de vida por la que estaba pasando.

El 29 de Agosto del 2007 , regrese a Fundación Remar, mas que con lo que llevaba puesto y con un gran” saco lleno de vergüenza  a mi espalda ” el cual no me dejaba ni levantar la cabeza para poder mirar a la cara a las personas que de verdad me querían.

En este ministerio conocí el verdadero amor de Dios, por medio de personas que incondicionalmente daban su tiempo, su amor y sus fuerzas  por transmitirme lo que Dios ya había hecho en la vida ellos.

Acabe conociendo la Visión y Misión de este ministerio, en la actualidad llevo 7 años de andar en los caminos de Dios. Vivo en paz, con gozo y mi vida esta puesta al servicio de Dios para que me use como instrumento para transformar otras vidas las cuales pasan por las mismas circunstancias que yo eh vivido. Me integre a la sociedad como una persona de principios y valores cristianos, quedando como voluntario  en Remar, ministerio que Dios usa como una puerta abierta las 24 horas para aquellos que quieren experimentar el amor de Dios sobre sus vidas y tener una esperanza de vida y futuro.

Si la patria es pequeña, uno grande la sueña... Ruben Dario | Poeta Nicaraguense.